sábado, 25 de junio de 2016

GOZOS A LA DIVINA PASTORA QUE SE VENERA EN LA ERMITA DE BÉTERA.


En el centro de Bétera se encuentra un conjunto formado por el Calvario, la ermita de la Divina Pastora y el Panteón de Dos Aguas. El calvario fue situado en el primitivo cementerio. La entrada se encuentra en la plaza del Calvario donde se sitúa la estatua al Marqués de Dos Aguas. El acceso se realiza por una portada de tres arcos de medio punto que dan paso al calvario propiamente. En el recinto se disponen casilicios con diferentes advocaciones marianas y santos, con oraciones en verso dedicados por distintas familias. Tras la plaza, y en el eje de la misma, se encuentra la ermita de la Divina Pastora, o popularmente la "pastoreta”, realizada entre 1798 y 1853. Se trata de una construcción de una sola nave con tres capillas a cada lado.

No se sabe con certeza cuando comenzó a celebrarse esta fiesta, pero sí que tiene profundas raíces en la población de Bétera. Esta  comienza con la celebración del traslado de la Virgen de la Ermita de la Divina Pastora hasta la Parroquia de la Purísima Concepción. Este traslado, aunque se denomina procesión, simula más bien una romería, pues casi todos los niños y niñas del pueblo, entre uno y seis años, disfrazados de pastorcitos y pastorcitas, acompañados por sus familiares, van delante de la Virgen en su recorrido. Por la tarde del día siguiente se repite la procesión, pero con otro recorrido, para devolver la imagen a la Ermita. Es típico que, durante la procesión, muchas casas enciendan bengalas en la puerta cuando pasa la Virgen. Todos los años el "Horno de la Pastora" dedica una "disparà" a la Virgen