sábado, 9 de febrero de 2013

GOZOS AL SANTÍSIMO CRISTO DE LA VIDA, venerado como patrón en Cortes de Pallás.



La imagen del Cristo de la Vida de Cortes de Pallás es una talla de madera policromada en tamaño natural de Jesús crucificado y colgado de una cruz redondeada en forma de árbol realizada por Abelardo Sánchez Piera. La escultura es venerada durante todo el año en un altar lateral de la parroquia de Nuestra Señora de los Ángeles. Existe la tradición de que el Cristo de la Vida estaba en el impresionante paraje del santuario de Casas de Ves (La Manchuela), en Albacete, sobre el rio Júcar. Este fue quemado durante la guerra civil y el Cristo arrojado al río, pero su cabeza fue encontrada en la Playa de los Venaos de Cortes de Pallás por Juan Fuster. Tiempo después, vecinos de Casas de Ves se la llevaron y mandaron hacer un nuevo cuerpo del Cristo al que acoplaron la cabeza que habían encontrado. Por ello hay una romería desde Cortes a Casas de Ves y el gozo no habla de muchos sucesos milagrosos que propició.
La Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de los Ángeles se encuentra en el corazón de Cortes de Pallás. El edificio, compuesto por un cuerpo principal de una única nave y un campanario anexo, responde a los cánones arquitectónicos del barroco. La construcción de este templo cristiano se inició en 1775 por el deseo de la baronesa de Cortes, Josefa María Pallás y Vallebrera, que fue quien sufragó los costes de edificación de la iglesia parroquial. La iglesia fue reconstruida en 1893 y restaurada en el año 2000. La intervención fue necesaria, después de que durante la Guerra Civil española sufriera un incendio y las imágenes, cuadros, retablos y campanas de la iglesia fueran destrozados.