martes, 18 de septiembre de 2012

GOZOS EN HONOR A LA BEATA INÉS, venerada en su capilla de Benigánim.

La Capilla de la Beata Inés en Benigánim corresponde a una edificación de una única planta que ocupa una parcela de forma rectangular con fachada de 3’54 metros a la Calle San Miguel y de 3’86 a 4’03 metros de profundidad, de escaso valor arquitectónico, pero con gran valor histórico por motivaciones religiosas. Y es que la marquesa de Ráfol, adquirió la habitación donde nació la niña Josefa María, glorificada Beata Inés hija de Benigànim, en la calle de San Miguel. Al adquirirla, fue intención de la marquesa erigir en ella una capilla a la Beata, cosa que no pudo llevar a cabo porque murió años antes de que fuese glorificada. Ya a principios del siglo XX se pudo construir, resultando de muy escasas proporciones y con un solo altar de obra corriente que preside una pequeña escultura de la Beata Inés, siendo sufragada la obra con los fondos del legado de la noble dama.

La Beata Inés de Benigànim, como popularmente es conocida, es uno de los personajes más representativos de la iglesia valenciana y de hecho fue la primera mujer de esta región española en ser elevada a los altares. Su figura es de gran trascendencia para su zona geográfica y muy especialmente para su villa natal y para las Agustinas Descalzas de San Juan de Ribera. La Beata Inés nació en Benigànim el 9 de febrero de 1625 y a su profunda humildad unía una ferviente caridad y un deseo de hacer el bien a todos, siendo muy devota del Ecce Homo.