viernes, 27 de enero de 2012

GOZOS A SAN AGUSTÍN, DOCTOR DE LA IGLESIA Y PROTECTOR CONTRA LA LANGOSTA, Venerado en su Convento de Valencia.

La Iglesia Parroquial de Santa Catalina y San Agustín es la iglesia del antiguo Convento de frailes ermitaños de San Agustín asentados en Valencia desde el siglo XIII. La Orden Agustina ha tenido en Valencia muchos conventos siguiendo su regla. El convento contaba con un claustro junto a la iglesia, ocupando el jardín actual adyacente, con dieciséis arcadas por panda. En el siglo XVII se construyó otro claustro hacia el lado norte, y el anterior se elevó en una planta. Entre ambos claustros se ubicó el refectorio en la planta baja y en la superior la biblioteca. Durante la Guerra de la Independencia sirvió como cuartel a las tropas francesas. El templo fue renovado en 1815. Tras la desamortización de 1836, las dependencias conventuales fueron utilizadas como presidio hasta su definitivo derribo en 1904, quedando únicamente la iglesia abierta al culto. La iglesia, de una sola nave con capillas entre contrafuertes, tiene un ábside poligonal de cinco lados cubierto con bóveda de crucería estrellada, mientras que los seis tramos de la nave lo hacen con bóvedas de crucería simple. El tramo más cercano al presbiterio es de mayor anchura y se corresponde con dos capillas. El retablo de su Altar Mayor está tallado en piedra y mármol. En su centro se encuentra el icono de Nuestra Señora de Gracia y a ambos lados esculturas exentas de Santa Catalina Mártir y San Agustín Obispo.
San Agustín, Obispo de Hipona y Doctor de la iglesia (354-430), es uno de los cuatro sabios más reconocidos de la Iglesia Latina. A través de la poderosa intercesión de su madre, Santa Mónica, se convirtió. San Agustín fue un escritor prolífico, que escribió más de cien títulos separados. El compromiso de San Agustín hacia la verdad a menudo lo llevó a controversias con diversas herejías.