martes, 11 de junio de 2013

GOZOS A LA ASUNCIÓN DE MARÍA SANTÍSIMA, EN EL REAL CONVENTO DE NUESTRA SEÑORA DE LA MERCED, REDENCIÓN DE CAUTIVOS, DE ESTA CIUDAD DE VALENCIA.




El marianismo de la Orden de la Merced ha quedado plasmado en una serie de manifestaciones que denotan el  amor que San Pedro Nolasco y sus frailes tuvieron a María de la Merced, Liberadora de Cautivos. En las Primitivas Constituciones de 1272 se afirma que “están hechas para honor de Dios y de la Virgen, su Madre, para señoría perpetua y utilidad de la Orden y cuidadosa y suspirada liberación de los cautivos”. En el Proemio de las Constituciones Amerianas se recuerdan  la maternidad divina de María, su perpetua virginidad, su mediación corredentora y se alude a su gloriosa asunción. Esta Asunción será una de las advocaciones más recurrentes de la orden mercedaria.