miércoles, 17 de agosto de 2011

GOZOS A LA VIRGEN DEL CASTILLO DE LA VILLA DE CULLERA.







Junto a la fortaleza del Castillo encontramos el Santuario de la patrona de Cullera: Nuestra Señora del Castillo, Virgen de la Encarnación. En el segundo recinto fortificado del castillo, del período almohade-almorávide, es donde se alza el Santuario de la Mare de Déu del Castell, de estilo neo-bizantino. La iglesia fue construida entre los años 1891 y 1897. En el presbiterio se encuentra el camarín con el trono y la imagen de la Virgen, del siglo XV, de estilo gótico. En el vestíbulo de entrada se puede admirar un zócalo con retablos cerámicos del s. XVIII y XIX, procedente de la antigua ermita. Sobre la fachada principal se puede observar la robusta torre de las campanas con una cúpula de tejas vidriadas de reflejo cobrizo. Hasta la construcción del Santuario del Castillo en el año 1897, hubo una ermita en el castillo desde el S.XIV. La Moreneta, patrona de Cullera y Virgen del Castillo, recibió culto en esta ermita que fue ordenada construir por los reyes de Aragón y Cataluña cuando Jaime I tomó el castillo.
Cuenta la leyenda que un pastor de Utiel que apacentaba su rebaño en la barrancada de la ermita de Santa Marta escuchó un ruido procedente de una peña cerca de una cueva. Cuando se acercó, se encontró con dos imágenes de la Virgen. A una de ellas le faltaba un brazo y ésta fue la que entregó al clero de Cullera. La otra, la completa, se la llevó a su parroquia de origen en Utiel. Al abrirse el culto en ambos templos al día siguiente, se comprobó que se habían cambiado de pueblo, de manera que la completa había vuelto a Cullera y la incompleta apareció en la parroquia del pastor utielano. Esta imagen mencionada de la Virgen del Remedio, patrona de Utiel, es de pequeñas dimensiones y se parece mucho a la Virgen del Castillo de Cullera, que es de mayor tamaño. Lo más probable por tanto es que las dos fueran esculpidas por el mismo imaginero.